Grizzly España Spa
Efficiencia Grizzly | Grizzly España Spa

La calidad tiene su origen en los detalles. La eficiencia existe desde el momento en el que se sabe combinar calidad y detalles. Solo los mejores polímeros plásticos, los aceros de mejor calidad y las fibras más avanzadas tienen cabida en la fabricación de productos Grizzly. Solo GRIZZLY con su historia y  larga experiencia sabe unir calidad y cuidado por los detalles para darte lo mejor en nuestro campo.

Una respiración profunda
El sistema de filtración, junto con la potencia, es un factor crítico (y que a menudo se descuida) en lo que respecta la calidad de un aspirador. El filtro es como una red a través de la cual pasa el aire aspirado. La red debe retener hasta las partículas de polvo más pequeñas, todo ello sin repercutir de forma negativa en la potencia del aspirador. Solamente los mejores filtros pueden aunar estas dos características contrarias. Si el filtro es de mala calidad, el polvo aspirado vuelve a introducirse en el ambiente y vuelve a depositarse en cualquier sitio, causando graves perjuicios con respecto a la limpieza y la higiene que se quieren conseguir. Además, la escasa eficiencia de un filtro mediocre da rápidamente lugar a la obstrucción del filtro y a la consiguiente reducción de la potencia del aspirador. Un filtro inadecuado deja pasar partículas de polvo invisibles que, a corto plazo, se van introduciendo en las piezas más importantes del aspirador, como por ejemplo el motor, lo cual da lugar a un desgaste prematuro.  Los filtros Grizzly son tan eficientes que, a la vez que siguen conservando la potencia de la aspiración, pueden filtrar partículas de 2 o de 0,50 µm. Sus fibras tienen una forma muy particular, distinta de la forma cilíndrica que suelen tener las fibras tradicionales, esto es, presentan una mayor cobertura de la superficie y una mayor capacidad de filtración. Además, los tratamientos superficiales de vitrificación o del calandrado térmico hacen que los filtros Grizzly resulten prácticamente imposibles de atacar en profundidad: el polvo se atrapa en la superficie y no satura las capas inferiores de la tela. Los sedimentos superficiales de polvo tienden, por lo tanto, a caer en el contenedor del aspirador cuando alcanzan un peso crítico. Todo ello significa que cuanto mayor es la eficiencia, más fácil resulta limpiar el mismo filtro.

Más vale un buen tanque que un bidón cualquiera.
En jerga todos los llaman bidón pero nosotros preferimos llamarlo por su nombre: tanque. Es verdad, «tan solo» es un recipiente y, sin embargo, es una pieza de suma importancia para la estructura de la máquina.  Si hasta los materiales aspirados a veces se merecen una extracción especial, el tanque que hasta ahora los contenía tiene que ser… ¡superespecial! Hemos sido los primeros en incorporar tanques de plástico en vez de metal. El plástico con el que están hechos y el sistema de ensamblado de los componentes son resistentes a un mayor abanico de agentes químicos: podréis aspirar cualquier tipo de líquido sin preocuparos por su oxidación o corrosión. El tanque de plástico es más ligero, lo que facilita mover el aspirador, así como vaciarlo o levantarlo para meterlo en las furgonetas con el fin de usarlo en las obras y centros de trabajo de exterior.   Es más flexible y resistente a los golpes: al encender el aspirador, a menudo puede chocar con ángulos o se puede caer al suelo, al usarlo con determinación. El plástico tiene la capacidad de absorber mejor las marcas que deja el trabajo diario.